Inicio Convergencia Nos vemos en la Corte

Nos vemos en la Corte

992

Una vez más

El Enacom llevará a la Corte la discusión sobre la aplicación del DNU 690, después que la sala II de la Cámara Contencioso Administrativa Federal, con los votos de los jueces José Luis López Castiñeira y Luis María Márquez, falló a favor de la empresa Telecom.

El fallo en el que la jueza María Claudia Caputi votó en contra y perdió 1 a 2, revierte la resolución del juez de primera instancia y considera que el DNU 690 implica un daño a la propiedad de la licenciataria en cuestión: Telecom.

O sea, suspende la categorización de los servicios de comunicaciones esenciales y en competencia, habilita los precios libres y claramente cuestiona la autoridad del Enacom.

Si no fuera éste un medio que apenas se propone seguir las noticias de la industria de tecnología, medios y telecomunicaciones, este último párrafo amerita un debate sobre quien tiene el poder en la argentina.

Pero no voy a entrar en esa. Lo cierto es que en el panorama tenemos la posición de una empresa que como tal cuida sus ingresos y su rentabilidad.

Por otro lado un gobierno que en plena pandemia, aunque a algunos les parece exagerado insistir en este punto, necesita garantizar la conectividad de la población.

En el medio, los habitantes de la Argentina que necesitan la conectividad y al menos una previsibilidad de precios, porque además están más empobrecidos por la misma pandemia que los «obliga» a hacer cada vez más cosas a través de internet.

Sin más trámites.

Las cosas claras y el chocolate espeso, decía mi abuela cuando las relaciones interpersonales en la familia generaban un nivel de ruido que nos llevaba a posiciones extremas.

Si. vengo de un clan familiar muuuuy intenso. Y es que así aprendimos que en cualquier discusión, llegar a los extremos no ayuda a nadie y que mientras dura la discusión, nada se resuelve.

Llevando esta experiencia a la problemática situación del sector de comunicaciones, podríamos decir que las cosas están más espesas que claras.

Porque esta disputa judicial que ocupa y alimenta a les amigues abogades de un lado y el otro, mete ruido y tropezones a la negociación por aumentos escalonados, a la segmentación de precios por niveles de ingresos y/o por tipo de servicio, y a la ansiada conectividad para todes sea con Telecom o con otras de las tantas empresas. Porque si bien 3 o 4 concentran la mayoría de la participación de mercado, no hay que olvidar que hay 1.200 PyMEs y cooperativas que también son parte de esta industria.

Como dijo una vez Leopoldo Marechal, del laberinto se sale por arriba.

Acá el tema es identificar cuál o quién está arriba.

Si arriba está el bienestar de les argentines, se privilegiará la imperiosa necesidad de dar conectividad a una sociedad empobrecida en pandemia.

Si, por el contrario, por encima de ese nuevo derecho humano prevalece la defensa de la propiedad empresarial, el resultado será que quien pueda pagar tenga el servicio y quien no, que no lo tenga.

No será la primera vez que la Corte Suprema recibe a les equipes de abogades de un gobierno nacional y al de la empresa en cuestión.

Allí se verán las caras de nuevo.

Mientras se debate este nuevo capítulo de esta disputa, veremos que ocurre con la prestación básica universal y como sortean el escollo que encontraron al ver que contrarrestar los datos de los aspirantes a este beneficio equivale a violar las normas vigentes de protección de datos personales.

Digamos que el desafío ahora está en el camino de la creatividad. Y como bien nos enseñaron parvas de charlas TED, la creatividad encuentra su caldo de cultivo cuando el contexto, las presiones y la falta de opciones marcan el rumbo.

Ni toda la inteligencia artificial, ni el business inteligence, parecen haber encontrado por ahora el famoso agujero al mate.

También en las últimas horas, y cambando de tema, el último informe del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), puso el foco en las condiciones de empleo que generan las plataformas digitales.

“El crecimiento reciente del empleo de plataformas hace necesario repensar las instituciones de protección social y adecuarlas a las características del mercado laboral actual», dijo Guillermo Alves, economista principal de la Dirección de Investigaciones Socioeconómicas de CAF y co-editor del Reporte.

Para Alves, «el acceso a los beneficios sociales por parte de los trabajadores de plataforma presenta desafíos similares a los que genera la cobertura del empleo independiente tradicional» y considera que «la tecnología podría convertirse en un aliado al facilitar el registro de las actividades y el pago de las obligaciones».

Digamos también que en América Latina «la mitad de los trabajadores de plataformas digitales ganan menos de dos dólares  por hora» según un estudio de la OIT.

O sea, que no sólo habrá que revisar el impacto de la actividad en línea constante, sino que «entre los desafíos para mejorar la calidad de vida de los trabajadores de plataformas también está la regularidad del trabajo y de los ingresos, la libertad de asociación y de negociación colectiva, entre otros».

Ajá…. negociación colectiva, eso que desde los grandes centros de desarrollo insisten en denostar. Ni la pandemia ayudó a entender que la solución a los grandes temas de fondo es colectiva. Instar a acuerdos individuales es habilitar la discriminación, y no estoy hablando de salir del modelo capitalista, por si acaso alguien se confunde.

No quiero cerrar este editorial sin mencionar que el sábado 1 de mayo falleció Analía Viviana García 😢, periodista, que supo destacarse en el ambiente del periodismo tecnológico, maestra de redactores, pero especialmente una gran persona convencida de la importancia de los equipos, modelo de conciencia de clase y orgullosa defensora de les trabajadores.  Ojalá podamos seguir su legado.

Artículo anteriorGustavo López tras el fallo de la cámara de casación
Artículo siguienteNuevos cursos abiertos y gratuitos para empresas y emprendedores
TelcosMedia es para mí la materialización de una idea que me rondaba hace rato, casi desde que dejé de hacer el Telcos, allá lejos y hace tiempo, durante el proceso de desregulación de las telecomunicaciones. La industria atraviesa hoy un momento que en muchos aspectos se parece al de aquellos años. Y yo aquí, con un par de canas más, firme al pié del cañón como testigo privilegiada de un proceso en el que finalmente veremos un mercado que abrirá la competencia de todos contra todos. Y este "momentum" tan especial de la industria, en el que todos los días hay novedades, muchas en ON y muchas más en OFF, es la excusa ideal para este revival telco que está dando forma al TelcosMedia, una aventura en la que espero me acompañen.