Inicio Convergencia Secá esas lágrimas

Secá esas lágrimas

1588

…decía un tango.

Y es que a 100 días -y contando- de aislamiento, la realidad se comprime, se reduce. Para algunos a los metros cuadrados de su casa, para otres a su barrio y para muches a su mercado. Y todo lo que pasa cobra otra dimensión. Los días ya no se diferencian entre hábiles, feriados o fines de semana, la realidad se confunde y de pronto te sorprende un comunicado de un ministerio un DOMINGO. Sí un domingo! Mientras estás pensando como impactará una nueva regulación del teletrabajo, surge así un tema que traerá cola porque no se trata de «cuantas denuncias» o «cuántas quejas», sino que la Secretaría de Comercio Interior está denunciado «prácticas  sistemáticas» de parte de la empresas.

Ojo al piojo que las denuncias están enmarcadas en situaciones ocurridas durante el período de ASPO, o sea… si no te llega el chip -doy fe de un caso en el que la empresa terminó haciendo como tres envíos porque los chips que llegaban ya estaban fuera de servicio-.

Cierto es que 6 de cada 10 usuarios de telefonía móvil que tuvo problemas con su equipo, terminó comprando un nuevo dispositivo, porque las plataformas de comercio electrónico aceitaron con varios litros de W40 los sistemas de logística.

Y si hablamos de comercio electrónico…. hubiera estado bueno hacer el hot sale en mayo no?  Porque ya va la segunda reprogramación del evento de descuentos que ya sumó más de 600 empresas.

Pero sequen esas lágrimas, que todavía falta mucho.

A esta altura no hay que perder de vista que mucho peor la están pasando quienes no se preocupan por el teletrabajo, o por la economía del conocimiento, simplemente porque pandemia mediante quedaron fuera del sistema.

Con una pobreza que trepa al 50% de la población, una caída de actividad de casi 25%, y con la deuda sin resolver con el fondo.

En este panorama (el déjà vu es un error de la matrix, recuerden) el Enacom aprueba programas para reducir la inequidad de comunicación que se vive incluso en CABA, porque barrios vulnerables, o villas como decía mi generación, hay…. y las hay sin conectividad.

Entre los programas incluyeron unos 500 millones para asegurar la conectividad en las rutas … y la obligatoriedad de cobertura no estaba prevista ya en el despliegue de 4G? «el programa es para los tramos de ruta de sombra de conectividad»; aclaró don Claudio.

Queda claro que como todo programa, tanto el de rutas, como el de barrios vulnerables, inicia ahora el camino de la definición fina que incluye si las empresas, las mismas que tienen practicas sistemáticas contra el consumidor, las cooperativas, las PyMEs, y Arsat, se suben a la ola y participan de los proyectos…

Nos vemos en un rato.