Inicio En Off La cara de la pobreza

La cara de la pobreza

885

En un acto de sincericidio, el proyecto de Presupuesto Nacional 2020 prevé un valor dólar a 75, inflación de 34% y un crecimiento del 1%. Mala noticia para los industriales de AFARTE y las operadoras de telecomunicaciones que claman por un incremento del consumo. Lo siento, quisiera dar mejores noticias, pero les recuerdo que vivimos en Argentina año 2019.

Bueno, una buena hubo la semana pasada. Telecom está cumpliendo con la devolución del espectro «extra» y que según lo previsto terminaría en junio 2020.

Otra buena de la semana fue la marcha atrás en el plazo de 15 días para notificar aumentos a los pobres clientes de los servicios TIC. No, no volvimos a los 60 días previstos en el reglamento de clientes y en la ley de defensa del consumidor. La medida salomónica fue partir al medio el plazo y entonces no fueron los 60, ni los 15… el plazo quedó en 30 días.

O sea, las empresas deberán notificar a los clientes de cualquier cambio en su contrato de servicios 30 días antes de implementarlos, como para darle tiempo a darle de baja o modificar el plan. Trámite que recordemos deberá ser gratuito.

Lo que no me quedó en claro fue que la Federación de la Industria Gráfica pedía una vuelta atrás en la norma que establecía el envío en papel «si el cliente lo solicita». No me quedó claro porque según pude chequear en infoleg.com.ar, el texto original del reglamento no dice «envió en papel si el cliente lo solicita»; sino que sólo habla de «contrato digital». Pero bueno, puede que mi vista esté peor de lo que dice el oftalmólogo.

Pero por qué hablo de la cara del a pobreza? Porque estamos pobres les argentines. Tanto que según el último informe del INDEC sobre accesos a internet, así como mezclado en los indicadores positivos, aparece la caída de 1% de los accesos móviles a internet residenciales en la comparación interanual.

También al revisar los informes del INDEC de acceso a las tecnologías de la información que hace anualmente, encuentro que en el último difundido (mayo de este año) dícese que el 63% de los hogares tienen acceso a internet. El informe anterior ubica en 64,3% los hogares conectados.

O sea.. o se desconectaron hogares o se incrementaron los hogares. No lo sé…

El rostro digno de los pobres, como dijo el arzobispo de Salta este fin de semana, está tocando a la puerta en la caída de consumo de los servicios TIC.

Pese a que, dicho sea de paso, en el informe de precios al consumidor también del INDEC, cuya credibilidad fue recuperada, el incremento de los precios de Comunicación (no discrimina por tipo de servicios) se ubicó en 48,2% por debajo del aumento del IPC que llegó al 54,2% (agosto contra agosto).

Pero supongamos que la pobreza esté en los residenciales, pero el sector corporativo mantiene en alto la demanda de servicios de comunicaciones.

Bueno, revisando el informe del INDEC de accesos a Internet en el segmento corporativo, veo que las provincias de San Luis, Chubut, Catamarca y hasta la mismísima Córdoba tuvieron bajas de accesos a Internet de «empresas».

Como la semana recién empieza, hasta acá llego mi amor, pobre amor, y sigo en la búsqueda de mejores noticias. Lo último que se pierde es la esperanza.