Inicio Economía del Conocimiento Google Maps, una app con más de mil millones de usuarios y...

Google Maps, una app con más de mil millones de usuarios y mapas de 220 países

133

Google Maps recibe más de 20 millones de contribuciones por día, suma más de mil millones de usuarios y cuenta con mapas en 220 países donde aporta información a sus usuarios para llegar en tiempo y forma a sus destinos, afirmó en una entrevista con la Agencia de Noticias Télam Pavithra Kanakarajan, gerenta de Producto del área de Contenido Generado por el Usuario en la app.

El trabajo es inmenso y complejo, y «nuestro rol es asegurar que la información sea útil y confiable», agregó la ejecutiva.

Una persona se sube al auto, abre Google Maps, busca cómo llegar a su destino, ve si le espera tránsito pesado, el tiempo estimado de viaje, comentarios de otros usuarios y una sugerencia de camino para tomar; pero desconoce qué hay detrás para que él reciba toda esa información.

Desde India, donde vive y recibió su licenciatura de Ingeniería en Informática en la Facultad de Guindy, la mujer está a cargo del equipo responsable de «proteger y mantener la alta calidad del contenido publicado en Google Maps por parte de usuarios y comerciantes».

«El desafío es diario», dadas las imponentes cifras que maneja esta plataforma nacida en 2005, afirmó Kanakarajan.

“Si te pregunto algo sobre tu barrio, vas a poder decirme cuál es el mejor restaurante o recomendarme un lugar para ir con amigos. Por eso es muy valioso trasladar eso a la tecnología y que la gente que vive en diferentes partes del mundo pueda aprovechar la plataforma y compartir esa información”, respondió al por qué la aplicación incorporó reseñas de usuarios.

Esa función la puede usar cualquier persona con cuenta en Google desde el botón “contribuir”: desde allí se dejan reseñas e información sobre negocios (horarios, por ejemplo), se puede publicar fotos y hasta “corregir” un mapa.

¿Qué hace la app después de que un usuario envía su aporte?, consultó Télam.

“Nuestro sistema de aprendizaje automático (machine learning) funciona como una primera capa de protección: revisa cada comentario y recomendación antes de que se publiquen, y bloquea aquellas reseñas que violan nuestras políticas”, explicó Pavithra.

La contribución se analiza desde múltiples ángulos: ¿tiene contenido ofensivo o fuera de tema?; la cuenta de Google que dejó la opinión, ¿tiene algún historial de “comportamiento sospechoso”?; el lugar en sí, ¿tuvo actividad inusual, como una gran cantidad de opiniones en un período corto de tiempo?

Uno de los ejemplos reportados por Google sobre esta situación fue cuando los gobiernos y las empresas comenzaron a solicitar una prueba de vacunación contra la Covid-19 antes de ingresar a ciertos lugares: “Implementamos protecciones adicionales para eliminar las opiniones de Google que critican a una empresa por sus políticas de salud y seguridad, o por cumplir con un mandato de vacunación”.

“Si no se detecta ninguna violación a las políticas, la reseña se publica en cuestión de segundos”, explicó la directiva.

Sin embargo, hay algunos matices en el lenguaje, como las jergas o las experiencias del mundo real que necesitan de revisión humana, aclaró Pavithra, y es por eso es que tienen equipos que “entrenan a los algoritmos”.

Pero el trabajo continúa luego de que se publica una reseña.

Los sistemas siguen analizando el contenido aportado y observando los llamados “patrones cuestionables”, que pueden ser “desde un grupo de personas que dejan opiniones en el mismo grupo de perfiles de negocio hasta una empresa o lugar que recibe una cantidad inusualmente alta de opiniones de 1 o 5 estrellas en un período corto de tiempo”, ejemplificó la aplicación en sus políticas.

Esta combinación de aprendizaje automático en combinación con los equipos que entrenan algoritmos y realizan tareas de revisión las 24 horas, le permitió a la aplicación «disminuir la cantidad de contenido fraudulento o abusivo”, que “hoy es menos del 0,5% de todo el contenido visto en Maps”, indicó Google en su último reporte.

Allí también informó que en 2021, «identificó y removió más de siete millones de perfiles de negocios falsos, y deshabilitó más de un millón de cuentas de usuarios que violaban las políticas con actividades como vandalismo o fraude».

Para predecir el tráfico y determinar las rutas de los mapas disponibles en más de 220 países, la aplicación toma en cuenta diversas variables, como más de 1.000 fuentes de terceros de todo el mundo.

En Argentina, según informó Google a Télam, la información en tiempo real de los colectivos en Buenos Aires se basa en los datos abiertos de la Secretaría de Transporte y la validadora SUBE de Nación Servicios.

Para brindar el tráfico en vivo, Google Maps analiza información agregada de ubicaciones, pero la cuestión es más compleja cuando tiene que predecir el tráfico en un futuro cercano, para lo que entran en juego las técnicas avanzadas de aprendizaje automático.

Con este objetivo, lo que hace es analizar los patrones de tránsito históricos de los caminos a lo largo del tiempo.

Los equipos de trabajo luego combinan esa base de datos de patrones de tráfico históricos con condiciones de tráfico en tiempo real, utilizando el aprendizaje automático para generar predicciones basadas en ambos conjuntos de datos.

Al momento de seleccionar qué ruta recomendarle a alguien que consulta un camino, la aplicación toma en cuenta diversas variables y una de ellas es buscar la alternativa de menor tráfico.

Otros factores son “la calidad del camino”, por ejemplo, si la ruta está o no pavimentada; y también “el tamaño y qué tan directo es el camino”, dado que la app considera que “conducir por una autopista suele ser más eficiente que tomar una calle más pequeña con varias paradas”.

Los datos verificados de los gobiernos locales también entran en juego y le permiten a la aplicación “conocer los límites de velocidad, los peajes o si ciertos caminos están restringidos por arreglos, construcciones o por Covid-19”.

El análisis de todos estos elementos en conjunto, a través de un proceso de trabajo con la ayuda de la inteligencia artificial, le permite a la app brindar la información que solicita el usuario en cuestión de segundos.

Fuente: Télam

Artículo anteriorExtienden hasta el 16 de mayo inscripción a programa de fomento de economía del conocimiento
Artículo siguienteDudas y desafíos de Twitter en la era Musk