Ethereum (ETH), la segunda criptomoneda de mayor volumen de mercado del mundo, con más de US$ 200.000 millones en capital invertido, se prepara para atravesar «The Merge» -La Fusión, en inglés-, una actualización sin precedentes de su sistema de validación de operaciones que, desde esta medianoche, dejarán de ser procesadas por supercomputadoras para estar respaldadas por un sistema que usa menos del 0,05% de la energía que demanda, informó la Agencia de Noticias Télam.

El traspaso de una tecnología a otra lleva años de múltiples pruebas, postergaciones y etapas que, se espera, culminen esta medianoche sin mayores complicaciones y eviten cualquier contratiempo que pueda perjudicar la estabilidad del sistema.

El objetivo de este cambio -según manifestaron sus programadores, Vitalik Buterin, entre ellos- es combinar la red principal de blockchain de Ethereum con otro sistema para reducir el consumo de energía que implica el actual modelo de Prueba de Trabajo (Proof of Work o PoW, en inglés), en el cual miles de computadoras en el mundo compiten por resolver complicadas ecuaciones para desbloquear nuevos tokens digitales o validar transacciones.

Según distintas estimaciones, la validación de las operaciones de Bitcoin (que también usa PoW) demanda unos 150 teravatios hora al año (TWh) para que funcionen las computadoras que validan las operaciones, equivalentes al 0,65% del suministro mundial de energía, mientras que Ethereum demanda unos 75 TWh anuales.

Con «The Merge» Ethereum cambiará su modelo a la Prueba de Participación (Proof of Stake o PoS, en inglés) a partir del cual serán los usuarios de la blockchain de ETH los que verifican las transacciones utilizando sus activos existentes.

A partir de este cambio, para ser validador de ETH solo será necesario contar con 32 ETH para activar un validador propio que deberán ser depositados y congelados temporalmente en la red para poder hacerlo.

Con este cambio se espera que el consumo de energía que usará la red se reducirá el 99,95%, según el sitio de información creado por la comunidad ethereum.org.

«Una vez completado el Merge, se espera que la huella de carbono de cada operación en Ethereum se reduzca a un 0,05% de su impacto ambiental actual. Por otro lado, esta actualización podría ayudar a una mayor descentralización en Ethereum, mediante la democratización al acceso a ser validador de la red», explicaron desde Ripio, uno de los principales exchanges de Argentina con más de 3,5 millones de usuarios en Latinoamérica y Europa.

Para entender la real dimensión de este cambio, Matías Caricato, CTO de Buenbit, puso el siguiente ejemplo: «Imaginemos que la red de Ethereum es una nave. Ahora, tiene que cambiar de motor a combustión por uno eléctrico sin detenerse en ningún momento. Es decir, hay que hacer un cambio en caliente de un tipo de tecnología a otra en una red con un valor de 200.000 millones de dólares, millones de usuarios y nada puede salir mal».

«Yo veo esto como uno de los sucesos tecnológicos más importantes de la historia. No hay precedentes en la historia a nivel ingeniería o tecnología de algo así. Es asimilable con la llegada del hombre a la Luna», aseguró Caricato en una presentación online, días atrás.

Actualmente, el sistema de validación ETH PoW tiene 8 mil validadores, mientras que con ETH PoS pasará a tener 400 mil validadores, por lo que habrá 50 veces más descentralización que la que tiene hoy el sistema.

«Una vez que nos convertimos en validadores, la red comienza a asignarnos al azar bloques para generar o para chequear. A cambio de este servicio que damos, nos paga en ether. Si un validador realiza alguna acción maliciosa, se lo penaliza haciendo slashing: destruyendo sus ether», explicó Pablo Sabbatella, director de Defy Education, que aseguró que con este cambio Ethereum podrá «implementar técnicas que le permitan ser 10.000 veces más escalable»

Aún así, aseguró que el costo de las operaciones (gas) que se pagan en la blockchain de Ethereum no bajarán «en lo inmediato», aunque este será «el primer paso que allana al sharding, que sí permitirá bajar los costos de transaccionar».

Fuente: Télam